Opositar con más de 40 es posible

hombre-estudiando-en-biblioteca

Charo se despierta cada mañana a las 07.00 horas y sigue el mismo ritual: desayuno y jornada de estudio. Está preparándose las oposiciones para conseguir una plaza de Auxiliar de Administración, por segunda vez, con las mismas fuerzas y ganas que en el primer intento. Tiene 54 años, actualmente está desempleada y desea un trabajo estable. Como ella hay cientos de opositores ilusionados en su preparación y dispuestos a conseguir el empleo que desean.

Nada es imposible si pones ganas y empeño

En torno a los opositores que sobrepasan la franja de los 40 se crea un continuo debate: ¿es más difícil o más fácil aprobar las oposiciones? Lo cierto es que presentan ventajas e inconvenientes pero, como afirma Charo, nada es imposible si pones ganas y empeño”. De hecho, los resultados de estudios realizados en los últimos dos años informan de que la creación de empleo favorece a los mayores de 50 años. Otro punto a favor del que habla Carlos, opositor de 44 años, es que con esta edad se tiene una formación profesional previa y un largo camino recorrido que le impulsa a conseguir su meta ya que Una persona joven no tiene la experiencia que puede tener una persona de 45 o 50 años, y eso se nota a la hora de tener la mente clara, despejada y saber a lo que te enfrentas”.

Algo que todos los opositores deben tener claro, tengan la edad que tengan, es que es un camino que requiere esfuerzo y dedicación. Se precisa una rutina de estudio diaria si se quiere alcanzar el éxito y, en esto, piensa Charo que puede que los jóvenes tengan más facilidad. Lola, de 39 años, se encuentra en un punto intermedio entre los más jóvenes y los que sobrepasan los 45, y afirma que “volver a estudiar después de mucho tiempo sin hacerlo me ha costado pero ya he conseguido crear mi rutina y no hay quien me pare”. El hábito de estudio es algo que se adquiere, con más o menos facilidad, pero desde luego no es un inconveniente que imposibilite opositar con éxito.

Cada vez son más los valientes que deciden opositar en una etapa más madura, obligados por el desempleo o por trabajos mal pagados, de mala calidad o inestables. Charo actualmente está desempleada después de haber sido encargada durante 10 años en una conocida franquicia de comida rápida y busca “seguridad laboral, tranquilidad y un sueldo fijo”. No se rinde, conoce bien a dónde quiere llegar y como ella cientos de opositores que han encontrado su punto fuerte al opositar con 40, 45, 50 y más. No hay nada que los eche para atrás y, en caso de encontrar un inconveniente, lo transforman en una ventaja.

La ilusión, ganas y esfuerzo por conseguir lo que uno desea no entiende de edad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s